Saltar al contenido

Qué son los EPI y por qué son fundamentales en el trabajo

¿Qué son las epis?

Las EPIs son todas las herramientas logísticas que tienen como función el proteger la salud e incluso la vida de los trabajadores en los entornos laborales en los que existe algún tipo de peligro debido a las actividades que allí se llevan a cabo.

Las EPIs también pueden definirse como el conjunto de todas las herramientas destinadas a proteger la salud y vida de los trabajadores.

¿Cuándo deben utilizarse?

Los EPIs deben ser usados cuando el trabajador se encuentre en un entorno laboral que, de una manera u otra, pueda poner en peligro su salud o su vida. Esto abarca tanto el contagio de enfermedades debido a la interacción frecuente y desprotegida con químicos o polvo como al daño físico debido a caídas o maquinarias.

Para proteger a los trabajadores el empleador debe proveer estos EPI, los cuales evitarán daños físicos, contagio de enfermedades, y en algunos casos salvarán la vida en el ámbito laboral evitando accidentes.

Los EPI son necesarios cuando los riesgos del entorno laboral no puedan ser totalmente controlados de manera precisa con la organización de los métodos de trabajo o las normas de seguridad de la empresa, por ejemplo, un resbalón, una electrocución o cortes.

Normas que tiene que cumplir

La ley española establece muy bien las normas que tienen que cumplirse en el caso de tener que aplicar las EPI en el entorno laboral. Las leyes europeas incluso determinan cuáles son las normas que se deben seguir al momento de la fabricación de los mismos hasta el momento en el que llegan a ser usados.

Las normas específicas que deben cumplir las EPI en España son las del Real Decreto 1407/1992 del 20 de noviembre: en ella se regulan las condiciones para el libre comercio de los EPI. Esta norma se llevó a efecto en la Directiva del Consejo 89/686/CEE.

Estos estándares de diseño de equipo EPI hacen que estos tengan estándares de calidad adecuados para colocarlos en el mercado, ya que en términos de diseño, fabricación y ensayo son adecuados para asegurar que se adapten a la exigencia de sus futuros usuarios (en tallas, ergonomía, mantenimiento, flexibilidad, almacenamiento entre otras).

¿Cómo sé que un EPI cumple la normativa?

La ley es muy clara con los requisitos que deben cumplir los Equipos de Protección Individual; por ello, habilitaron el marcado CE para identificar cada uno de los que cumplen estos estándares.

El Real Decreto 1407/1992 también establece que estos solo podrán ser traídos del exterior si cumplen las normas establecidas en territorio español, es decir, que en realidad funcionan para mantener intacta la integridad física de los trabajadores, así como también salvarles la vida en caso de un accidente grave.

El fabricante de los EPI debe velar por el cumplimiento del estándar de seguridad en sus productos.

Tipos de EPI

Existen tres tipos de EPI divididos en tres categorías:

De categoría 1: uso para evitar riesgos menores.

Este tipo de EPI es de confección sencilla y buscan proteger de riesgos minimos a su usuario. El mismo trabajador podrá ver que los EPI pueden cumplir su cometido con una rápida inspección.

Normalmente este tipo de EPI no necesita un examen de CE ya que vienen certificados por el mismo fabricante.

Algunos casos de uso para estos EPI son:

  • Jardinería: para proteger de rasguños y cortes superficiales.
  • Limpieza: para proteger el cuerpo de agentes irritantes.
  • Cocina: para evitar quemaduras.

De categoría 2: uso para evitar riesgos intermedios.

En esta categoría se encuentran los EPI que no están diseñados para riesgos menores, pero que tampoco cumplen todas las características para considerar que puedan salvar a una persona de graves riesgos laborales.

Arnes de seguridad

De categoría 3: uso para evitar graves accidentes.

En esta categoría se encuentran los EPI con un diseño elaborado bajo los estándares de seguridad europeos. Este tipo de EPI tienen la finalidad de proteger a sus usuarios de un grave accidente o incluso de la muerte, manteniendo la integridad física intacta o lo menos lastimada posible.

Este tipo de equipamiento requiere de un examen para determinar si cumplen los estándares CE y que su calidad sea verificada previamente en la fábrica.

Partes del cuerpo que pueden necesitar protección

Existe un EPI para cada zona del cuerpo la cual tenga su integridad comprometida mientras se realicen labores industriales, según la zona del cuerpo son las siguientes:

EPI para cara y ojos

Existen tres tipos de gafas para proteger los ojos, las de tipo cazoleta, las universales o las integrales. Para la total protección de la cara se usa una máscara dura con un cristal, tal como las que se usan al momento de soldar.

Uso de cascos para soldar

EPI para las vías respiratorias

Este tipo de EPI protege las vías respiratorias para así evitar oler compuestos químicos y polvo, entre otros agentes irritantes o agentes generadores de enfermedades en el organismo. Los principales equipos en esta categoría son las máscaras antigases, máscaras filtrantes y los equipos de submarinismo.

EPI para la protección de oídos

Para la protección contra sonidos fuertes existen tapones para los oídos, orejeras y cascos con protección para las orejas incluida. Los fuertes sonidos pueden producir sordera a largo plazo.

EPI para la cabeza

Los cascos son usados en obras en construcción, zonas inestables, a una gran altura o bajo tierra. Los cascos tienen como finalidad el proteger el cráneo del impacto directo que un derrumbe o manejo indebido de materiales podría causar. Existen varios tipos de cascos en esta categoría para cada caso.

Protección del cráneo

EPI para abdomen y tronco

Si el tronco del cuerpo se encuentra vulnerable entonces se deben usar EPI que garanticen la protección en esta zona, tal como los chalecos, chaquetas y cinturones, los cuales pueden proteger de cortes, perforaciones o ácidos durante las labores profesionales.

EPI para pies y piernas

Es muy importante contar con un calzado adecuado, sobre todo cuando se trabaja en superficies calientes, con humedad o que en cualquier momento pueda caer algo pesado sobre tus pies. Para esto existe calzado acorde a las normas EPI con refuerzos de hierro, de seguridad e incluso con protección térmica y eléctrica.

Otros EPI

Existen varios casos de EPI para entornos y situaciones puntuales, como la ropa especial diseñada para trabajos en condiciones extremas (por ejemplo, a muy altas o bajas temperaturas) como trajes completos como los que se usan en actividades de submarinismo.

Para las personas que trabajan a una altura considerable existen una gran variedad de arneses, poleas y cables de seguridad.

Otros trajes menos populares pero igual de efectivos a la hora de hacer uso de ellos para tareas puntuales son los trajes para apicultura, traje para trabajos con sierra eléctrica y trajes NBQ para experimentación química, bacteriológica y nuclear.

Diferencia entre EPI y EPP

La diferencia entre el EPI y los EPP es una simple manera de llamarlos según los estándares de cada país.

Las siglas EPI significan “Equipo de Protección Individual” y bajo estas se le conoce en Europa. Sin embargo, en varios lugares de América Latina es llamado bajo las siglas EPP o “Elementos de Protección Personal”, lo cual se escribe diferente pero significa y representa exactamente lo mismo.

Ahora sabes que son los EPI y porque son fundamentales para trabajar ¡Nunca olvides usarlos ya que pueden salvarte la vida!