Saltar al contenido

Taladro con o sin cable, ¿qué es mejor?

El taladro es una herramienta cotidiana que podemos conseguir en distintas versiones, según el uso que le queramos dar. Conozcamos juntos algunos datos que nos ayuden a determinar cuál es la que mejor se adaptará a nuestras necesidades:

¿Qué es un taladro?

Un taladro es una herramienta que nos permite, a través del uso de una broca giratoria, taladrar o abrir un agujero en una superficie. Según sea el accesorio que se acople al taladro podrá taladrar, limpiar o pulir 

¿Para qué se usa?

El taladro se usa principalmente para abrir agujeros o perforar materiales de diversa composición y dureza pero, dependiendo del accesorio que se le coloque, también puede utilizarse para:

  • Atornillar y desatornillar
  • Lijar
  • Cepillar
  • Pulir

En todos los casos se colocará el implemento correspondiente en el portabrocas y después se hará girar a mayor o menor velocidad, según sea el caso.

Ventajas y desventajas de los taladros con cable

Existen varios tipos de taladros y la clasificación se basa principalmente en la forma en que son propulsados para girar. Estamos hablando de taladros eléctricos y manuales.

Los taladros manuales datan de tiempos antiguos, cuando se utilizaba la barrena (broca con mango) o el berbiquí para perforar materiales blandos. Posteriormente se empleó el taladro manual, que mantenía la broca engranada a una manivela permitiendo que girara a mayor velocidad.

El taladro evolucionó hasta el taladro eléctrico, que permite generar más presión, es el más utilizado y su mecanismo tiene un motor que genera altas revoluciones y que incluso puede utilizarse en dirección opuesta para desatornillar. También encontramos taladros percutores, de columnas y minitaladros.

En el caso de los taladros manuales de pecho y los minitaladros también podemos encontrarlos para baterías o sin cable, que si bien es cierto que lo hacen mucho más manejable y liviano, tanto para transportarlo como para su uso, también presentan la desventaja de tener menor potencia además de un uso limitado por la duración de la batería.

Por lo tanto, si la superficie a taladrar es de gran dureza se recomienda el uso de un taladro eléctrico y, en todos los casos, conviene mantener ciertas medidas de higiene y precaución:

  • Cabello recogido.
  • Prendas de vestir abotonadas.
  • Mangas cortas o recogidas.
  • Colocar cualquier accesorio en el portabrocas ajustándolo con el taladro apagado.

Usos de los taladros

El uso de los taladros es amplio y podemos encontrarlos tanto en talleres especializados e industrias de artesanía y bricolaje así como en las casas para el uso cotidiano. Su tamaño y forma de impulso dependerán de la utilización que le demos, por lo que podemos encontrar más de un tipo de ellos para realizar todo tipo de labores, desde agujerear hasta pulir. El taladro es una herramienta frecuentemente utilizada porque cumple su propósito de manera fácil y segura.