Saltar al contenido

Cerraduras de seguridad: ¿son necesarias cuando sales de vacaciones?

Es necesario tener cautela y verificar que puertas y ventanas de tu vivienda se encuentren resguardadas con cerraduras de seguridad cuando sales de vacaciones, para así imposibilitar el paso de ladrones. Al salir de vacaciones se debe ser precavido y tomar las debidas medidas de protección para reforzar la seguridad del hogar.

A pesar de que asegurar la casa es algo fundamental, muchas personas eligen salir de sus hogares sin tener la previsión de cerrar puertas o rejas de su residencia con llave.

¿Qué es una cerradura de seguridad?

Las cerraduras de seguridad constituyen un elemento fundamental para brindar seguridad a viviendas, oficinas, establecimientos comerciales. Su misión es incrementar la seguridad de su propiedad y evitar el acceso de intrusos a la misma. Funciona como un eficaz mecanismo de acción a través de una llave metálica la cual se inserta a través de un agujero u “ojo” localizado en el centro de un cilindro.

Este ventajoso dispositivo se incorpora a puertas de diferentes espacios con la finalidad de impedir que puedan ser abiertas arbitrariamente sin una llave. Para salvaguardar el contenido de la propiedad, cada cerradura  cumple una función diferente y se utiliza de acuerdo a ciertas especificaciones; es decir, algunas son más adecuadas que otras a ciertos tipos de puertas y al lugar donde están ubicadas.

La mayoría de las empresas de seguridad aseguran que los descuidos al viajar pueden acarrear pérdidas por robo en viviendas y otras edificaciones. Es fundamental cerrar las puertas con llave y no dejarla olvidada en ningún lugar, y si se pierde es mejor cambiar los cerrojos por precaución.

Tipos

Las cerraduras forman parte de sistemas de seguridad que ofrecen una variedad de modalidades que se ajustan a necesidades concretas de resguardo en los distintos espacios de protección. Independientemente de encontrarse dentro o fuera de la vivienda, es menester asegurar las puertas con el cerrojo adecuado, debido a que los intrusos más especializados utilizan estrategias para forzar las puertas.

Actualmente, las cerraduras de seguridad se subdividen en:

  • Cerradura de seguridad: se utilizan en el interior de la vivienda, son sistemas simples compuestos por pernos, contrapernos y resorts.
  • Cerradura de ultra seguridad: cerraduras complejas con mayor seguridad y protección, resistentes, y son más difíciles de violentar o descerrajar.

Entre la diversidad de cerraduras de seguridad se incorporan:

  • Multipunto.
  • Tubulares.
  • De sobreponer.
  • Embutidas.

Multipunto

Este tipo de cerradura brinda y garantiza mucha seguridad en virtud de los diferentes puntos de anclaje, los cuales se fijan al marco o pared para impedir el ingreso de los maleantes. Su componente interno evita que los invasores utilicen una palanca para entrar a la vivienda. Puede ser instalada en todo tipo de puertas, pero con frecuencia se utiliza convenientemente en puertas macizas, acorazadas o blindadas.

¿Qué tienen las cerraduras multipunto?

Para brindar seguridad contra los intentos de apertura, algunas de estas cerraduras disponen de un sistema de bloqueo automático. Entre los sistemas de seguridad adicionales que puede incorporar a este mecanismo de protección resaltan: ganchos antipalanca, picaporte antitarjetas, puntos de cierre independientes, escudos antitaladros en el cerrojo para salvaguardar el cilindro y protectores giratorios de la llave, entre otros.

Tubulares

Son cerraduras modernas y de uso cotidiano que se pueden cerrar desde el interior del espacio con tan solo presionar un botón. Este tipo de cerrojo proporciona un sistema de apertura del picaporte, y no permite la entrada de terceras personas a la habitación. Se sitúan en el mercado de sistemas de seguridad como una de las cerraduras más versátiles por tener mayor disponibilidad de modelos, diseños y tamaños ajustables a varios tipos de puertas.

Se sugiere preferiblemente para puertas interiores de viviendas o establecimientos públicos (hospitales, universidades, comercios, colegios), ya que son resistentes y no necesitan una llave. El mayor riesgo que se corre al utilizarlas es bloquear el pestillo y quedarse encerrado en el interior de la habitación.

De sobreponer

A diferencia de las cerraduras anteriores, las de sobreponer sirven para puertas exteriores de las viviendas. En este sentido, se instalan en la parte interior de la puerta y son de fácil instalación. La desventaja de este tipo de dispositivo es que la cerradura queda expuesta a la vista de los demás por lo que se aconseja incluir seguridad adicional antipalanca para evitar el acceso de extraños.

Este tipo de cerradura requiere que se complemente con otras medidas de seguridad para no correr riesgo de asaltantes o intrusos en la vivienda o establecimientos, pues pueden ser forzadas con facilidad. Algunas utilizan llaves tradicionales, constituidas por una forja plana y muescas a un lado y otras usan una llave de mayor longitud. Otro modelo tiene forma de cruceta y utiliza muescas en los cuatro lados para darle mayor resistencia a ultrajes en comparación con las cerraduras tradicionales.

Embutidas

Son cerraduras que van empotradas a la puerta y que con frecuencia están ubicadas a un lateral de la puerta. Tradicionalmente, se colocan en el interior de la vivienda bien sea en armarios o cuartos de baño. Su funcionamiento es bastante sencillo, se basa en una manilla que al girar posibilita que se retraiga el pestillo. Al estar empotradas solo es posible observar el agujero en donde se incorpora la llave.

Su característica primordial son los puntos de cierre en diferentes alturas de la puerta y se pueden combinar con otros sistemas de seguridad para mayor firmeza y sujeción. Generalmente, no requieren el uso de llave salvo por algunos modelos que incluyen un sistema de auto bloqueo que impide la entrada o intento de apertura mediante la fuerza. Mediante una pieza de la cerradura llamada pestillo la puerta puede ser abierta o cerrada, basta con introducir la llave y hacerla girar.

Digitales

Son cerraduras electrónicas de alta tecnología digital que por lo general son instaladas para máxima seguridad en hoteles, corporaciones o garajes. Es una tecnología de avanzada que ofrece alta protección, para su uso se requiere una tarjeta que da apertura mediante la inserción de un código secreto. El acceso puede restringirse según el horario o un permiso para su activación, existen además en el mercado otros modelos que solicitan la identificación a través de un sistema biométrico de lectura de las huellas dactilares.

Hay dos tipos de cerraduras digitales: aquellas que funcionan con un sistema de bloqueo mecánico y las de electroimanes. Estas últimas son las más poderosas por la seguridad que brindan al hogar o negocio comercial. Una de las ventajas más convenientes de colocar estas cerraduras radica fundamentalmente en los niveles de protección en virtud de que puedes modificar los códigos, tanto en la entrada como en la salida de la residencia. No obstante, su coste es mayor que las cerraduras tradicionales, pero son incomparables los beneficios que se pueden obtener se traducen en comodidad, resguardo y seguridad.

De gorjas

Esta modalidad de cerraduras se caracteriza por no dar visibilidad a ningún tipo de bombillos, solo se observa una abertura alargada ubicada en el centro de una especie de escudo plano o una palanca con forma redondeada. Las llaves también son peculiares pues están provistas por una varilla con forma redonda la cual constituye el cuerpo de la llave. En la parte opuesta de la empuñadura se encuentran los altos laterales, que pueden ser de 2 o 4.

Entre ambos se presentan espacios que corresponden a la combinación de la cerradura. Estas fueron creadas para asegurar las cajas fuertes; sin embargo, hoy en día han sido adaptadas para las puertas. Su funcionamiento consiste en la colocación individual de placas troqueladas las cuales quedan alineadas cuando la combinación exacta de la llave realiza el giro en forma correcta. Posteriormente, se acciona el pasador y la pieza de sujeción se movilizan logrando la apertura de la puerta.

Muchas empresas de seguridad incorporan a las puertas este sistema para aportar mayor seguridad al usuario. Con el tiempo, los ladrones han perfeccionado sus técnicas de robo para manipular y violar este sistema, a diferencia que en el pasado solo los cerrajeros conocían su funcionamiento y la abrían el forma legal y con la aprobación de los usuarios. Hoy día, por el contrario, no son del todo seguras. Preferiblemente, para evitar la entrada de personas no autorizadas, se recomienda utilizar sistemas complementarios para proteger y brindar mayor seguridad.

Cerraduras de seguridad invisibles

Sirven para resistir ataques violentos, así que son prácticamente imposibles de forzar, precisamente por considerarse “invisibles” al ojo del maleante. Estas cerraduras, consideradas un extra, “blindan” la casa cuando se combinan en forma complementaria con las cerraduras convencionales.

Esto se debe a que una vez que el ladrón ha logrado romper con los principales sistemas de seguridad, se dará cuenta de que la vivienda continua impenetrable, puesto que, como su nombre lo indica, la cerradura es invisible.

Estas se activan y desactivan mediante un dispositivo que sirve como un “mando a distancia”, aunque lo más seguro es activarla cuando se sale de casa y cambiar regularmente los códigos para evitar hackeos. Objetivamente, es una solución bastante interesante al principal problema de seguridad: los robos.

Cerraduras de seguridad con barras

Las cerraduras con barras permiten aumentar la protección al combinarlas con otros sistemas como por ejemplo las cerraduras de sobreponer y las embutidas. Su objetivo es maximizar el nivel de protección brindando mayor resistencia para que la entrada del invasor se dificulte y complique aún más.

El sistema de barra permite el anclaje de la puerta directamente al suelo y en los marcos de la misma, la parte superior se fija a la barra de acero resistente combatiendo cualquier intento invasión. Esto lo hace un sistema bastante seguro y confiable, ya que los asaltantes siempre optan por sistemas arcaicos que son fácilmente penetrables. Es un método eficaz que seguramente potenciará tu sistema de seguridad.

¿Cómo ampliar la seguridad de mi casa sin instalar otra cerradura?

Si no dispone de dinero para cambiar la cerradura y mejorar la seguridad de su casa, entonces puedes instalar un cerrojo de seguridad que garantice protección y a su vez permita el ahorro, adaptándose así a su presupuesto.

Hay dos tipos de cerrojo: el manual y el automático. El primero se abre desde adentro, lo que resta funcionalidad al artefacto, no usa llave y  únicamente se puede colocar cuando alguien se encuentra en casa, de lo contrario pierde funcionalidad. El segundo garantiza mayor seguridad, por lo que es el más recomendado. Este sistema abre con llaves y se puede colocar tanto desde el interior como desde el exterior de la vivienda. No es necesario que la casa esté habitada para ofrecer seguridad y sirven de gran apoyo para la seguridad de casa.

Consejos de seguridad

Para lograr mayor seguridad en su hogar, siga estos sencillos consejos de seguridad:

  • Al adquirir una nueva propiedad, cambie enseguida todas las cerraduras para evitar que cualquiera de los inquilinos anteriores accedan al hogar.
  • Utilice escudos protectores en sus portones para incrementar la seguridad. Al extraviar las llaves cambie automáticamente todo el sistema de cerradura.
  • Si solicitas los servicios de un cerrajero para elaborar un duplicado de la llave, cerciórate de que se encuentre en buenas condiciones para que la copia sea lo más exacta a la original.
  • Prueba el duplicado de la llave con la puerta abierta para evitar dañar la cerradura.
  • Instala un cerrojo de cadena en la puerta para visitas inesperadas, y así abrir la puerta parcialmente.
  • Recuerda aplicar habitualmente el debido mantenimiento a las cerraduras para alargar su vida útil y garantizar su óptimo funcionamiento.
  • Ten siempre a mano dos copias de cada una de las llaves.
  • Asegúrate de que no excedas tu llavero con más de tres llaves, para evitar que en caso de que una caída provocada por el peso de las llaves deteriore alguna de ellas.