Saltar al contenido

Pasos para cambiar una correa de persiana

rollo de cinta de persiana
Chica usando la cinta de persiana para subir la persiana

Las persianas enrollables son del tipo más común que podemos ver en los hogares, ya que su uso suele ser muy cómodo y práctico. Aunque, con el paso del tiempo y el ser utilizadas de forma frecuente puede hacer que la correa de persiana se deteriore o, incluso, romperse. En estos casos, es necesario reemplazar la cinta por una nueva.

Aunque parezca, a simple vista, que es algo complicado, en realidad no lo es y aquí te vamos a indicar los pasos para cambiar una correa de persiana.

Motivos por los que se rompe una correa de persiana

El deterioro de la cinta de una persiana puede deberse a una amplia variedad de motivos, aunque el principal es el desgaste provocado por el uso. Aparte de esta razón señalada, existen otras como son:

  • Mala alineación. Si todo el complejo encargado de mover la persiana no está alineado correctamente, la cinta tiende a rozar con el rodillo y se acabará rompiendo. Es bastante común en ventanas de gran tamaño y que tienen persianas grandes que, al subirlas y bajarlas, puede provocar el desplazamiento de algún elemento.
  • Poleas deterioradas. Las poleas son las encargadas de hacer la fuerza para subir la persiana y, normalmente, se encargan de dirigir la cinta para que se enrolle de forma adecuada al levantar la persiana. Si la polea se rompe, provocará daños en la cinta hasta que esta se deteriore o rompa por completo.
  • Rodillo averiado. La cinta pasa por un rodillo que es el encargado de realizar el movimiento de enrollarse y desenrollarse sea adecuado. Si esta pieza está en mal estado, la cinta rozará y se desgastará.
  • Resorte del pasacintas. En aquellas ventanas con el cajón exterior, la cinta suele protegerse para que no roce con el marco, pero si el resorte posee alguna arista o sobresaliente, provocará que la cinta se vaya estropeando poco a poco hasta romperse.
  • Roce no normal de la cinta. En caso de que la cinta no realice un recorrido perfecto y friccione con algún elemento, esta se irá estropeando hasta que se parta.

Pasos a seguir para cambiar la correa de persiana

A la hora de cambiar una cinta, basta con realizar unos sencillos pasos. Así mismo, para poder cambiarla es necesario contar con una serie de herramientas y materiales.

Estas herramientas y materiales son:

  • Cinta de persiana nueva.
  • Sargentas.
  • Destornillador.
  • Tijeras.
  1. Antes que nada, para poder cambiar la correa o cinta de la persiana es necesario subir la persiana al máximo y bloquearla (usando las sargentas) para evitar que, una vez esté suelta la cinta, baje de golpe y pueda causar algún accidente o tengamos que cambiar una lama por el impacto.
  2. El siguiente paso es abrir la tapa o cajón de la persiana retirando los tornillos (u otro sistema) que la sujeta.
  3. A continuación, desatamos el nudo de la cinta averiada, en caso de estar atada, y desmontar el mecanismo donde estaba fijada.
  4. Lo siguiente, es insertar la nueva cinta en la polea de enrollamiento de la persiana y sujetarla tal y como estaba la antigua correa.
  5. De igual modo, hay que introducir la correa nueva en la ranura de la tapa superior (tal y como estaba instalada la correa rota o deteriorada).
  6. El siguiente paso es desmontar el recogedor inferior de la cinta, donde todavía está instalada la antigua cinta. Para ello, lo desatornillas de la pared para dejar al descubierto la cinta antigua enrollada.
  7. Sacas la cinta antigua desenganchándola del sistema y coloca la nueva cinta. Para colocar esta nueva cinta, has de coger el extremo de la cinta nueva, hacer un pequeño pliegue y realizar un agujero para engancharla al mecanismo (tal y como estaba la vieja cinta).
  8. Enróscala para que quede bien tensada.
  9. Por último, atornilla de nuevo el recogedor de la persiana bien a la pared.
  10. Retira las sargentas y comprueba que la persiana puede subir y bajar de forma correcta.

Consejos al cambiar la cinta

  • Revisa que el eje esté en buenas condiciones.
  • Quita los flejes de la persiana al eje para manipular la cinta correctamente.
  • Nunca te equivoques con la medida de la cinta.
  • Revisa que el rodamiento donde gira el eje esté bien.

Ahora que ya sabes los pasos para cambiar la correa de una persiana, no tendrás problema alguno en realizarlo por ti mismo cuando la cinta se rompa o desees cambiarla por deterioro.